Search
Picnic Paris

De picnic en París

Una de las mejores formas de disfrutar del ambiente parisino y de un buen clima, es haciendo un picnic, la verdad es que los parisinos valoran mucho esta actividad y en cuanto tienen posibilidad de realizarla no dudan un instante en preparar sus cosas y pasar un día libre en algunas de las zonas más emblemáticas de la ciudad.

Aquí nos vamos a detener precisamente en estas zonas parisinas que no muchos turistas conocen y lo cierto es que para los lugareños se han convertido casi en lugares de culto. Lo cierto es que se desconocen los orígenes de esta tradición parisina, pero lo cierto es que en cuanto aparecen los primeros rayos de sol, con la primavera, son muchos los que corren a picnear, ya sea a un parque, un puente o una orilla.

Los lugares que se utilizan para llevar a cabo esta actividad son múltiples y variados, por lo que aquí proponemos los cuatro que consideramos imprescindibles para pasar un buen día picneando.

4.- Campos de Marte. Conocido internacionalmente por ser uno de los lugares más fotografiados, estos jardines se muestran como un entorno ideal para degustar un buen vino durante los días libres de la primavera.

3.- El Bois de Vincenees. Se trata de uno de los parques más extensos de la ciudad. Su superficie de casi diez kilómetros cuadrados merece que ocupe uno de estos espacios. Cada primavera, cuando empiezan a subir las temperaturas, los parisinos se expanden por sus avenidas.

2.- Canal Saint-Martin. Es un canal de casi cinco kilómetros de largo con amplias orillas para ir a instalarse a cualquier momento del día. Es en este canal que Amelie Poulain iba a tirar sus piedritas al río. Un lugar ideal para pasar una agradable tarde de sábado.

1.- Ile de Saint-Louis: Con su hermosa vista al Hotel de Ville de un lado y la iglesia Notre-Dame del otro, como no poner este hermoso rincón parisino en el numero 1. Aquí la gente viene regularmente a hacer picnics y si se tiene suerte aparecen uno que otro músico improvisado musicalizando las tardes parisinas.

En lo que se refiere a su menú, éste es normalmente el mismo. Cada uno lleva lo que quiere pero nunca deben faltar los vinos, los quesos, algunas aceitunas y tomates cerezas para los más lights.

Una manera más de conocer París desde otra perspectiva, y además, muy económica.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *