Search
Verano en París

de verano en París

El verano en París es un momento muy proclive para que nos decantemos por viajar a la capital francesa. La ciudad de la luz nos muestra su lado más atractivo durante estos meses, debido a sus buenas temperaturas, que hacen muy agradable pasear por cada uno de sus rincones. Algunos de los más interesantes no suelen estar presentes en las páginas de muchas guías de viajes. Por eso, aprovechamos para hacer un repaso de ellos en estas entradas.

Es el caso de los pasajes cubiertos de la ciudad, una recomendación poco frecuente pero que en el caso de hacer efectiva la visita se tratará, desde luego, de una decisión muy acertada. Uno de los motivos tiene que ver con nuestra sensación de viajar en el tiempo cuando los atravesamos. Y es que desde el siglo XVIII la capital francesa ha visto desarrollarse a estos pasaje cubiertos, bordeados de atractivas tiendas. La mayor parte de ellos se inauguraron en el siglo XIX y forman parte del importante patrimonio de esta época, la Belle Epoque.

Si queremos recorrerlos, tenemos que saber que la mayoría de ellos se encuentran en la orilla norte del Sena, sobre todo en la zona de los grandes boulevares, ya que se trata de las áreas donde se hallaban y residían los clientes con mayor poder adquisitivo en ese momento.

A la hora de visitarlas, debemos saber que éstas están constituidas formando galerías que recorren varios edificios, ya que muchas veces fueron construidas al mismo tiempo que éstos. Si las visitamos notaremos que tienen un tipo de luz muy particular, ya que estas galerías suelen estar cubiertas por cristaleras que dan mucha luz cenital.

Y además, nos permiten escaparnos de la muchedumbre, hacer compras o pasear sin tener que preocuparnos por el tiempo. Claros motivos por los que estos pasajes se fueron desarrollando a lo largo de los años.

No obstante, en un tiempo fueron abandonados, y posteriormente remodelados, volviendo a estar de moda durante el siglo XX. Hoy se cuentan unos veinte, muy preciados por los parisinos, turistas y visitantes. Allí podemos encontrar, asimismo, numerosas tiendas, también restaurantes, galerías de arte, salones de té, con cada uno con su especialidad.

Por poner algunos ejemplos, el pasaje Jouffroy, el pasaje des Panoramas, la galería Vivienne, la Galería Véro Dodat, la Galería Colbert, el pasaje du Caire o el pasaje Brady. Todos son testigos de la historia de París. De hecho, cuentan con una asociación, Passages et Galeries, que se ocupa de su preservación, proponiendo regularmente visitas guiadas.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *